MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

Una charla de Dale Cine con la directora Magdalena Yomha Nasta

Intuitiva, inteligente, sensible, MaleYomha, como se la conoce en el medio, nos habla sobre su profunda relación con el teatro.

Con Dale Cine estuvimos presenciando la puesta de “La Conquista”, que fue de lo primero que hablamos con la directora.

La Conquista surge a partir de una convocatoria que me hizo la UNA: dirigir un Proyecto de Graduación de la Carrera de Actuación, última experiencia que transitan les alumnes antes de convertirse en Egresados de dicha Carrera. Experiencia lo más cercana posible a la construcción de una obra, proceso creativo donde cada Director/a trabaja a partir de su impronta, son tres, cuatro meses depende el cuatrimestre de trabajo, lo cual no es mucho tiempo, entonces elegí un tema que nos iba a nuclear, que además lo venía trabajando en mi última obra, “VerdeNoche”. La temática elegida fue LA GUERRA una temática muy inspiradora para mi punto de vista, que además nuclea muchos personajes de diferentes edades. La UNA me elige porque casi todos mis trabajos son muy corales, varias actrices, actores.  Me encanta trabajar en grupo, en equipo. Tomé obras como diparadores, se las nombré al grupo por si les interesaba leerlas, una era “Woyzeck”, de Georg Büchner, la otra era Lisistrata, de Aristófanes y la tercera Las Troyanas, que me fascina, en este caso una reversión de Sartre traducida por la actriz Ingrid Pelicori. A partir de estos textos, construí la dramaturgia junto a Trinindad Gonzales y con la asesoría de Juan Francisco Dasso.

Recuerdo cuando fui al coloquio a la EMAD (Escuela Municipal de Arte Dramático) y no entré (se ríe), luego fui al Paco Urondo y abandoné, yo no parto de la hoja en blanco, mi mano no está suelta, está atada e otros textos. Con el tiempo empecé a encontrar en mí una figura de juglar, más tipo Homero, soy como una Homero, tomo textos de otres y me los apropio, si alguien lee La Conquista lo más probable es que no reconozca ninguno de los textos que mencioné antes, salvo Las Troyanas, de allí tomé su comienzo para el inicio de la obra.

-Cuando estás escribiendo, sos consciente de las referencias a otros textos, ¿o aparecen luego?

Cuando escribo mi cabeza se abre, se transforma en vasija que atrae la luz y la oscuridad de otros universos, absorbo como esponja o concha de mar, tomo y reinterpreto, subjetivizo (existirá esta palabra?)

Vimos “Masterclass”, y encontramos una cercanía con La Conquista, ya que ambas trabajan desde el backstage, lo que ocurre detrás de escena.

Es cierto, aunque en Masterclass la dramaturgia es de María Zubiri, que es dramaturga y actriz, esa pieza fue escrita para Microteatro, suelo a ir allí a ver obras con amiges, la manera de trabajar es muy distinta por lo micro en todo sentido: espacial, textual y esto lleva a que la intensidad sea enorme.  La puesta hay que pensarla en forma milimétrica, me pareció un gran desafío pensar esta propuesta, es una nueva fuente de trabajo para nosotres, una experiencia difícil de encontrar en otros formatos.

En nuestro tiempo es muy difícil producir, la disminución en los subsidios es alarmante, en espacios como el de microteatro hay que agradecer el salir hecho. Para que se comprenda la situación actual, la última obra antes de que me convocaran en la UNA, la representé en la Casa de mi Abuela, era para quince personas, con un recorrido por la Casa, hacíamos dos funciones por sábado, peleas con el vecino de abajo, que en el día del estreno empezó a tocar desenfrenadamente el timbre pidiendo que suspendiéramos la función, por suerte Tatiana Sandoval actriz de la obra, abrió la puerta y pudo sortear el obstáculo.  Para nosotres era más que una obra, era la despedida de la Casa, que en el proceso de los ensayos bautizamos Casa Esmeralda, despedirme de mi vida dentro de ella (se emociona al recordarla). Nos cuenta luego que es raro que confeccione programas de sus obras y les ponga fechas a las cosas, y que le fascina trabajar cada una de sus puestas con procesos largos.  En un momento nos entrega el programa de VerdeNoche diseñado por su primo Patricio Roachy aclara hicimos el programa para explicar el proceso de trabajo. La casa de mi abuela es el centro de mi universo, pueden conocerme más a través de la casa de mi abuela que en una entrevista.

Las Plèyades en la Fragata

Nos habla de “Las Pleyades” y nos dice que gran parte de la gente con la que trabajó siguen trabajando en sus otras obras, e inmediatamente nos habla de su formación en clown y que le gusta mucho dar clases de la especialidad, salta luego y nos cuenta que es raro que en sus piezas aparezcan hombres, influenciada quizás, por su historia familiar surcada por el matriarcado, con un padre que se quitó la vida  cuando ella tenía 22 años, “somos tres hermanas, como en laobra de Chejov” dice sonriendo, nos cuenta que uno de sus abuelos, Roque Nasta falleció antes de que ella naciera y el otro Gabriel Yomha cuando ella apenas tenía cinco años, “el único referente masculino es mi padre, que es fuerte aún como presencia, por suerte, porque es una figura muy importante en mi vida”. Le tomamos un par de fotos, se ríe y nos pide que no le saquemos, que nos va a enviar de su álbum, que las fotos no le gustan. 

Consultada por sus comienzos

Nos cuenta de la primera obra que hizo, Saga obra tesina para terminar su terciario en  la EMAD, inspirada en “Aura” novela de Carlos Fuentes.

Cuando terminó el Conservatorio, “el único lugar al que entré y disfruté fue la EMAD, que no sé si sigue llamándose así, entre gracias a Susana Naines, que fue una gran maestra para mí, me salvó en el coloquio, por ella pudeentrar, en ese momento estaba viviendo en Bariloche y si me iba mal, me volvía, se eligen comisiones de quince personas y por esas cosas del Universo quedé.  Fue el lugar que más disfruté a nivel académico, el único lugar en el que me encontré a mí misma.

En la obra:Felipe, el personaje masculino, es un historiador, que lo contratan para realizar la traducción del francés al castellano de las memorias del marido deConsuelo, propietaria de la casa donde está situada la obra”mi papá Carlos Gabriel Yomhaestudió en La Sorbona, era abogado y fue un eterno enamorado de Francia, por eso yo nací allí, me parece, se ríe mientras nos lo cuenta, me engendraron con mucho amor allí.Desde Saga no sé si su figura volvió a aparecer de manera tan plena, seguramente que sí, pero no con un personaje tan definido”.

Volvemos y hablamos de su derrotero, un recorrido, que según Magdalena estuvo lleno de giros y sorpresas favorables, como cuando la EMAD estaba emprendiendo reformas en su edificio  y les ofreció a los que egresaban elegir un teatro donde producir su obra y “allí encontré el eje, la clave de mis trabajos, el espacio, yo habito los espacios, Mónica Bergman, una gran crítica dijo que yo habito los espacios y yo siento que hago eso, a mí lo que más me gusta hacer es encontrar la particularidad de cada espacio, la caja negra a mí, me mata, por eso en el Camarín de las Musas armé una escenografía que por suerte donaré a la UNA, paredes que me oprimían. Por eso al montar Saga elegí Silencio deNegras, el teatro de uno amigos, y comencé a trabajar allí de una manera si se quiere intuitiva, con una sapiencia que quizás provenga de otras vidas, trabajando el espacio de una manera original para lo que se acostumbra y creo que esa es una de mis grandes virtudes, si puedo hablar de virtudes, es cómo yo utilizóel espacio, cómo lo habito y cómo lo recreo para la mirada del otro. ” 

El Péndulo

Aparece en el relato Tatiana Sandoval, actriz que en ese momento le propone pedir un subsidio, que finalmente ganan, pero como el teatro Silencio de Negras en ése momento no estaba habilitada por Proteatro, las realizaron finalmente en un museo Ex , Confitería Munich, trabajamos luego en otros museos, la Fragata Sarmiento,  donde hice Pleyades, que fue una de las experiencias más enriquecedoras que tuve,  fue hermosa porque la hice durante muchos años, comenzamos  en un lugar masculino como lo es una Fragata, ya que la navegación es masculina, totalmente masculina, entonces, habitarlo con mujeres, fue el gran desafío, la gran pelea que tuve con el Capitán de la Fragata, con el que igual luego terminamos conciliados, ya que terminó entendiendo, pero al principio fue una pelea, una batalla con él, con los marineros, porque en ese momento vivía gente allí, es un museo donde viven marineros y yo empecé a poblarlo de mujeres, quería habitar un espacio masculino con mujeres, eso lo tenía muy claro, me puse a investigar y no hay historias de naufragios protagonizadas por mujeres, hay algunos textos de Borges sobre piratas mujeres, que son bellísimos, pero en las historias de mar estaba considerado de mala suerte que habitara una mujer un barco y más aún si estaba menstruando. Esta obra se iba a llamar Itaca y cambié el nombre a pedido del Capitán, entonces leí “La Odisea” (obra que siempre releeo, nos aclara), y encontré una palabra muy hermosa, “Pléyades”, me sonaba preciosa sin saber exactamente a qué se refería, busqué el significado y una de las acepciones que encontré es que se trata de una constelación de estrellas  y que todas las civilizaciones la utilizaron para guiarse en sus viajes, una guía para los marineros. Después de esta obra vino La siesta, que codirigimos con Tatiana Sandoval , inspirada en el Universo literario de Silvina Ocampo, obra montada en el Museo Fernández Blanco, luego “Luba”, que nos llevó al Festival Internacional de Teatro en Caracas, luego “Verde Noche”, “El Péndulo”en la UNA y ahora La Conquista.

Ada Durmanov en la Casa de la Abuela

Algo que nos cuenta con entusiasmo es que brinda clases en Villa Soldati, en el Programa Arte en Barrios, dedicado a llevar el arte a los barrios vulnerables, “empecé en la Villa 31 pero como no se formó grupo me trasladaron a Villa Soldati y estoy muy feliz en Casa Pueblo, que es una Unidad básica del barrio, construido por mujeres, las mujeres me atraen y laburo para darles voz, para ellas, es lo que más me gusta hacer enseñar y aprender, le dije a mi grupo que lo que hago con ellas es un encuentro no una clase, un encuentro donde ambas partes comparten saberes. Vamos a trabajar El Principito y vamos a hacer una versión que se va a llamar Principite, porque creo que ellas buscan eso, buscamos que sea todo más parejo, porque la historia no es desintegrar, sino incluir, integrémonos, veamos al otro a los ojos.  

Sobre el cine dice que le encanta, pero con una mirada ingenua, “en el cine los elementos de la puesta en escena, luz, sonido, encuadres, me embolan, me aburro. Yo necesito acción todo el tiempo. Soy teatrista, el cine no me seduce, el cine comparte cosas con el teatro, pero el teatro es efímero, una vida corta, por eso el teatro se emparenta con la vida, el público en el teatro es VITAL, nosotros necesitamos del público, ahí presente.

Y cierra diciendo “Hay tantas verdades como seres humanos, me contó una alumna que lo decía mi padre en sus clases, y yo creo que es una interesante manera de ver la ficción.” 

Magdalena Yomha. Recorrido.

Egresada de Dirección y Puesta en escena de la EMADEscuela de Arte Dramático.  I

Cursó un año de la Maestría de Dramaturgia del Paco Urondo

Integro el Laboratorio de Ricardo Bartis organizado porEl Teatro NacionalCervantes.

Fue Nominada para el premio Trinidad Guevara en la terna Revalación femeninapor su obraPléyadesobra montada en La Fragata Sarmiento

Dirigió 2 Proyectos de Graduación de la UNA, El Péndulo La Conquista

Ver de Noche,en Casa Esmeralda un piso de el edificio cito en la calle Esmeralda 892 construido en el año 1920

Luba, obra con la que participo del Festival Internacional deCaracas. 

Con varias obras participó de La noche de los Museos:

Pleyades, (2008-2010) Fragata Sarmiento

La siesta, (2011) La Casa Fernández Blanco, donde codirigió junto a Tatiana Sandoval. Esta obra también participó del Festival Fiesta CABA.

Saga(2007, 2008, 2009) De su autoría, obra estrenada en Silencio de Negras y en el museo Ex Confitería Munich.