Truffaut, Godard, Chabrol…

Te recordamos que este miércoles 31 de mayo comenzaremos a las 20 nuestro ciclo de clases sobre la Nouvelle Vague, en el barrio de Belgrano. Análisis de algunas de sus películas y realizadores más importantes.  Se puede abonar por día o módulo completo.
Reservas en [email protected]

Ingmar Bergman sobre la Nouvelle Vague y acerca de Jean – Luc Godard:

“Lo que los alborotadores franceses necesitan es más respeto por el oficio y más preparación profesional. A veces me hacen pensar en esos dramaturgos noveles que se creen capaces de revolucionar el arte escénico antes de haber aprendido a escribir un drama en tres actos como Dios manda”.

No sorprende la afirmación del disciplinado Ingmar Bergman respecto a sus colegas. Lo que me llama la atención la presencia de Dios en la diatriba bergmaniana.
Los cañones apuntan ahora a Jean – Luc Godard:
“Nunca saco nada en claro ni constructivo de sus films debido a su falsa intelectualidad, su desinterés cinematográfico y un infinito aburrimiento que provoca que perciba su cine completamente muerto. Godard es un jodido aburrimiento. Rueda cine pensando en los críticos. Una de sus películas; “Masculin, Féminin”, fue rodada aquí, en Suecia. Lamentablemente, no resultó ser más que un abrumador aburrimiento”.
Por otro lado el cineasta francés Bertrand Tavernier en su prólogo del libro “El Cine Francés (1958-1998)”, de Editorial Paidós, nos dice acerca de esos muchachos que pateaban el tablero de la industria del cine francés:

Bertrand Tavernier

“Ciertamente una parte de esos jóvenes cineastas compartían al principio unas ganas de y una necesidad de reaccionar contra un cine francés que se había estabilizado, a finales de los años cincuenta, a menudo, en agrio, rancio y repetitivo, replegado sobre un corporativismo de estrechos márgenes” (Pág. 15).
Lo cierto es que Truffaut, Chabrol, Godard, Rohmer, Varda y Rivette, entre otros, provocaron un sismo y establecieron con fuerza las bases que configuraron el cine moderno, rompiendo convenciones clásicas y trasladando su energía e ideas a cinematografías de otros países y territorios (Nuovo Cinema Brasilero, Nuevo Cine Checo, Nuevo Cine Argentino, etc.).