Todos los jueves de verano desde las 20, estamos realizando un ciclo de cine al aire libre en Borges 1975, un magnífico Espacio en Palermo, que cuenta con librería, bar, sala de teatro y shows de música en vivo.

Con el ámbito repleto de personas ansiosas y expectantes, el jueves 1° de febrero vimos el filme que Agnes Varda realizó junto a JR, “Visages, Villages” (Rostros, Paisajes, 2017). En esta hermosa película, un road movie por el interior de Francia, sus realizadorxs buscaron indagar mediante imágenes gigantes tomadas en el momento, sobre el pasado y la historia de sus protagonistas, tema habitual en la filmografía de la realizadora de “Cleo de 5 a 7”, “Sin Techo ni Ley” y “Los Espigadores y la Espigadora”.

Lo bueno de esta dupla entre una experimentada realizadora de 88 años y un artista más joven (33), es que ambos se encontraron unidos por su afán lúdico y creativo, curiosidad y deseos de llevar adelante una empresa que comenzó ideándose como cortometraje y terminó siendo una película que continúa recibiendo premios y nominaciones (nominada al Oscar como mejor documental, premio al mejor documental en el Festival de Toronto, elegida mejor documental en el círculo de críticos de Nueva York y Los Ángeles, entre muchos otros).

Trailer subtitulado en inglés: https://www.youtube.com/watch?v=dmHG5HXYc9w

Es muy interesante leer esta entrevista a Varda y JR, publicada a propósito de su participación en el ]Festival de Cannes. Transcribimos aquí ese reportaje aparecido en http://www.festival-cannes.com/es/festival/actualites/articles/visages-villages-sencillez-en-las-carreteras-francesas

¿Cuál fue su punto de partida?

AV: Se trataba de rodar un cortometraje en pleno campo, sin guion, en los pueblos que me gusta visitar para que JR, que es un artista urbano, se inspire en un entorno diferente. Pero nos ha encantado el ejercicio porque hemos tenido ocasión de conocer personas extraordinarias.
JR: Cuanto más hemos querido prolongar nuestra colaboración, mayores han sido las ganas de hacer un largometraje. ¡Pero siempre sin guion! La fuerza de la película es que traduce nuestras ganas de hacer cine juntos y de descubrirnos compartiendo aventuras.

¿Unas palabras sobre estas aventuras?

JR: He disfrutado abandonando el anonimato de las grandes ciudades para visitar estos pueblos donde el sentido de comunidad es mucho más fuerte. Me ha encantado compartir un momento con sus habitantes… como artista, esta proximidad me parece mucho más enriquecedora.
AV: En los pueblos, existía mucha satisfacción porque nos presentábamos con un proyecto artístico del que formaban parte. Les proponíamos que nos divirtiéramos todos juntos. Jugar con las imágenes, solos o en grupos.

 ¿Podrían hablarnos del rodaje?

AV: No nos dejamos guiar por el azar, con paradas sin sentido. Elegíamos un tema o un lugar y, una vez allí, el azar nos acompañaba. ¡O no!
JR: La película se ha construido entre nuestros viajes y nuestras agendas respectivas. Nos encontrábamos en su casa o en mi taller para reflexionar sobre nuestras próximas etapas. Teníamos tiempo entre cada una de ellas, lo que nos dejó la oportunidad de encontrar financiación para volver a irnos.

«El tono de la película acabó adaptándose al de nuestros encuentros»

¿Cuáles eran sus objetivos en términos de narración?

JR: Quería hablar de los ojos de Agnès, que pierde la mirada de una forma muy dulce, y cruzar  nuestras miradas en algún lugar del mundo. Y elegimos Francia.
AV: El tono de la película acabó adaptándose al de nuestros encuentros. Los dos éramos afables y curiosos. La gente se divertía viendo nuestra complicidad y buen humor. Nos hablaban como si fuéramos vecinos. ¡Se aprende mucho escuchando a los demás y la realidad a menudo es divertida! Es esta Francia, hospitalaria y pacífica, la que hemos encontrado y filmado.

¿Cómo han logrado articular sus ámbitos predilectos?

AV: ¡JR puede subir a un andamio pero yo no! Más en serio, a mí me gusta hablar con la gente y elegir sus palabras en el montaje para realzarlas. Por su parte, JR los fotografiaba y les proponía tomar retratos, centrados en sus rostros o de cuerpo entero. Es así como un cartero podía convertirse en el héroe de un pueblo.
JR: Siempre hemos decidido juntos cada plano. Durante el montaje, he cedido la iniciativa a Agnès, ¡porque es un ámbito que domina mucho mejor que yo y por el cual la he admirado siempre! Pasaba periódicamente a dar mi punto de vista y siempre me escuchaba muy atentamente. He aprendido mucho a su lado.

El filme se estrenará comercialmente el 1° de marzo en la Argentina.

 

Hasta el próximo jueves!