EDWARD HOPPER Y EL CINE: EL CUADRO DENTRO DEL CUADRO

Clase dictada por Sergio Zadunaisky, Dale Cine

Edward Hopper – “New York Movie” (1939, óleo sobre lienzo, 82 x 102 cm, MOMA, Nueva York)

 

“Hay pocos cuadros tan sugerentes como los de Edward Hopper. Cada una de sus obras podría contar un millón de historias diferentes, dependiendo de los ojos que la miren. Y este cine neoyorquino no es una excepción.

A Hopper le encantaba el cine. A los treinta y pocos años, estuvo trabajando una temporada para una agencia de publicidad, diseñando carteles para películas. La sala que representa aquí es el Palace Theater de Times Square (bueno, en su mayor parte, porque también añadió detalles de otros cines para que quedase más bonito). Están proyectando una película en blanco y negro, pero Hopper no nos deja saber cuál es, únicamente nos muestra unos manchurrones blancos y grises que podrían ser cualquier cosa. (Muchos años después, Josephine, la esposa del artista, dijo que eran unas montañas nevadas, pero creo que es mejor respetar la voluntad del pintor y hacer como que no lo hemos leído.) La sala está bastante vacía, solo vemos a un hombre y a una mujer sentados en filas diferentes, absorbidos por la historia que están viendo en la pantalla. Al lado de la puerta, la acomodadora espera pacientemente de pie a que acabe la película, apoyada en la pared, perdida en sus pensamientos. Ninguno de ellos está mentalmente en la sala que Hopper ha pintado, tanto los espectadores como la acomodadora se evaden de la realidad que están viviendo en ese momento. O quizás no, porque ¿cuál es la auténtica realidad, la que interpretamos dentro nuestra cabeza o la que transcurre fuera de ella? ¿Por qué ha de ser más válida una que otra? ¿No tenemos todo el derecho del mundo a huir del tedio siempre que podamos? ¿Acaso no nos estamos evadiendo nosotros también al fantasear sobre los personajes de este cuadro? Hopper siempre hace pensar.” Publicado en http://www.elcuadrodeldia.com/post/105423972088/edward-hopper-new-york-movie-1939-%C3%B3leo-sobre

Blue Velvet, David Lynch, 1987

Viernes 23 de noviembre, 19 horas en la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia, Aristóbulo del Valle 199, Martínez

 Cada obra de Hopper es un encuadre y condensa una narración en su interior, donde el espectador cree asistir a una visión, a un momento congelado, y requiere de la suma de nuevos instantes creados por el observador, de ahí su carácter cinematográfico.

 

Summer Interior, Edward Hopper, 1909

Isabella Rossellini, “Blue Velvet”, 1987

Toda composición del artista plástico integra a su observador, pues son obras hechas para el voyeurista, para quien se complace en mirar temiendo (o deseando, que a veces es lo mismo) la mirada del otro. Temiendo convertirse en objeto de la mirada del otro. ¿Y qué es, acaso, un espectador de cine, sino un voyeurista protegido por la oscuridad de la sala de cine?

 

Edward Hopper

Wim Wenders

Los invitamos a una clase donde analizaremos la obra del artista en su estrecha relación con el cine, en el diálogo que estableció con las películas que lo inspiraron y a la vez veremos a directores que lo tomaron como referencia. Se proyectará “Edward Hopper, el Pintor del Silencio” y se verán escenas de filmes de entre otros, David Lynch, Terrence Malick, Wim Wenders, Alfred Hitchcock, Aki Kaurismaki, Pedro Almodóvar y Joel y Ethan Coen.

Bono contribución: $120

Anticipadas: $100

Reservas 47925498 / [email protected]