ALMODÓVAR, ENTRE EL ESPERPENTO Y EL DESEO

Curso de Dale Cine dictado por Sergio Zadunaisky en La Llave de Abajo, a metros de Medrano y Córdoba, Palermo

Reservas: [email protected] / [email protected] / 154 178 2080.

El cine de Pedro Almodóvar, dotado de una vibrante comunicación lúdica y expresiva, va directo al espectador. Barroco y sensual, narra un universo de emociones que alcanza la identificación del público. Sus películas han convertido, a la manera de Fellini o Hitchcock, el nombre Almodóvar en una marca registrada. El melodrama, la comedia disparatada, el “giallo” (subgénero cinematográfico de origen italiano, derivado del thriller y del cine de terror), el cine negro, la tauromaquia, los amores desgarrados y las pasiones más intensas, son solo algunos de los muchos elementos que configuran la filmografía de un director ecléctico, siempre magnético. Antonio Banderas, Carmen Maura, Victoria Abril, Chus Lampreave, Penélope Cruz, Javier Bardem, Verónica Forqué, son solo algunos de los nombres de esa gran familia que el manchego supo construir con el tiempo. Douglas Sirk, Rainer W. Fassbinder, Andy Warhol, Fritz Lang, Mondrian, John Cassavetes, Luis Buñuel, Brian de Palma, algunas de las luces que guían su camino.

Dale Cine te invita a repasar una de las carreras más intensas y ricas del mundo del cine, analizando lo mejor de Pedro Almodóvar. El curso se dictará los viernes de julio a las 19.15 en “La Llave de Abajo”, a metros de Córdoba y Medrano, Palermo, con proyección de material en pantalla grande.

Duración: 4 clases de 90 minutos, frecuencia semanal.

Valor por las cuatro clases:      1500 pesos

Valor por clase separada:        400 pesos 

Programa

Clase 1

“¿Qué he hecho yo para merecer esto?” (1984)

“La apariencia de mis películas es muy equívoca y en particular en ésta, donde no cuento una historia de amor, sino el horror y las injusticias en las que vive una mujer. Cuando Carmen (Maura) vio la película me dijo: “¡Qué cruel es el espectador! ¿Cómo puede reírse de todas las desgracias que rodean al personaje? Convierte al personaje en una doble víctima, porque tiene una vida difícil y además la reacción del espectador la convierte en una víctima mayor”.  Lo que cuenta es una historia muy patética, en efecto, pero hay mucho humor en la película y a mí personalmente no me molesta que el espectador se ría cuando la ve”. (Pedro Almodóvar sobre “¿Qué he hecho yo para merecer esto”).

“La Ley del Deseo” (1987)

La ley del deseo’ es un título indispensable de su trayectoria. Película de la época pre ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’ y donde su estilo inicial va dejando paso al que durante los 90 conquistaría otros países.

En ‘La ley del deseo’ nos hallamos ante una película que narra cómo el deseo sexual puede trastocar las vidas de las personas. La película nos cuenta la historia de Pablo (Eusebio Poncela), que mantiene un affaire con Antonio (Antonio Banderas), mientras está enamorado de Juan (Micky Molina). También se nos cuenta la historia paralela de Tina (Carmen Maura), la hermana transexual de Pablo. Un cuadrángulo que, obviamente, no podrá terminar bien.

Clase 2

“Mujeres al borde de un ataque de nervios” (1988)

Después de varios años, Iván y Pepa, una pareja de actores de doblaje, deshace su relación, sin que él sepa que ella está embarazada. Mientras espera en vano noticias de Iván, Pepa intenta habituarse a su nueva situación. Su vida se complica aún más cuando llega a su nueva casa su amiga Candela, que huye de la policía porque ésta ha detenido a su novio, un terrorista chiíta y teme que la involucren a ella en el asunto.

Pepa decide conocer a la actual amante de Iván, con lo que sus “nervios” van en aumento. Por si fuera poco, en su vida entra también por casualidad, Carlos, el hijo de su novio, que acude con la retrógrada novia, a ver el piso para alquilarlo. Todos se concentran en la casa, y el cruce de personajes da lugar a toda clase de situaciones divertidas.

“Todo Sobre mi Madre” (1991)


Se trata de una de las películas españolas más premiadas en España (7 Goya) y en el extranjero (Oscar, Globo de Oro y Cesar a película de habla no inglesa, mejor director en Cannes, etcétera) cuyo estreno el 15 de mayo de 1999 fue el inicio de una carrera de éxito de crítica y público, reconocimiento y más prestigio para su director. Así lo registró, entonces, el crítico de cine de EL PAÍS Ángel Fernández-Santos: “Todo sobre mi madre fue respirada por los 2.000 periodistas de todo el mundo que atestaban la sala Lumière con esa peculiarísima comodidad y sensación de euforia que sólo segrega una pantalla cuando está viva, cuando es contagiosa, seductora y embaucadora. La per-meabilidad entre los espectadores y las actrices oficiantes del precioso melodrama fue completa. Había algún temor a que una masa de gente con sensibilidad muy dispar y venida de las cuatro esquinas del planeta no apreciara en todo su bello y divertido alcance la singularidad, ligada a giros y gestos de nuestro idioma, del adorable personaje de Antonia San Juan, que es el eje oculto de la construcción del filme, lo que lo sostiene y eleva cuando le amenaza un bache”. (Diario El País).

Clase 3

“La flor de mi secreto” (1995)

Leo Macías es una escritora de novela rosa, que disfruta del éxito bajo el protector pseudónimo de Amanda Gris. Sin embargo, se encuentra en una profunda crisis personal. Su marido es un militar destinado a Bosnia, cuya ausencia ha dejado en suspenso los profundos problemas que atraviesa el matrimonio.

La Flor de Mi Secreto es una película melancólica, algo oscura y profundamente auto-reflexiva, que marca el punto exacto en que Almodóvar cambia su registro narrativo, dejando tal vez de lado la provocación y le irreverencia para volcarse a un cine mucho más adulto y “maduro.”

“La piel que habito” (2011)

Pedro Almodóvar define su último filme como una historia de venganza: «Hay procesos irreversibles, caminos sin retorno (…) “La piel que habito” cuenta la historia de uno de esos procesos. La heroína emprende involuntariamente uno de esos caminos, es obligada de una manera brutal a un viaje del cual no puede volver. Su historia kafkiana es una condena dictada por un jurado compuesto de una sola persona: su peor enemigo. El veredicto, en consecuencia, no es otro que una forma de venganza extrema». Y en esa historia de venganza, el de Calzada de Calatrava no esconde sus influencias. Luis Buñuel, Alfred Hitchcock, el expresionismo de Fritz Lang, la estética pop del terror de la Hammer, o las derivaciones más kitsch del giallo italiano, el de Dario Argento, Mario Bava o Umberto Lenzi están entre las referencias citadas por Almodóvar, a las que hay que sumar la más evidente: «El lirismo de Georges Franju en “Ojos sin rostro” también me ha servido de inspiración».

Clase 4

“Julieta” (2016)

“Pues en ‘Julieta’ se ve la soledad en la que vivo. Esa imagen de Julieta madura en su escritorio escribiendo durante la noche me representa bastante. íHombre! No tengo hijos, no tengo el gran problema que tiene el personaje, pero esa vida solitaria, en su casa, esa imagen sí que me representa”. Como en la mayoría de sus películas “Julieta” lo regresa al universo femenino, pero la cinta carece de ese factor shock y de esos giros inesperados que lo caracterizan. “Creo que el hecho de estar inspirado en historias de Alice Munro, que cuenta historias tremendas pero a la vez son como de una gran sencillez, sí que traté de estar lo más contenido posible abordando la película como un drama sin que hubiera humor, sin que hubiera elementos característicos de mi cine”, admitió Almodóvar. “Como es una película sobre el dolor, entre otros temas, me parecía que era el mejor modo de acercarme a este tema”. https://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2016/12/23/836988/La-triste-revelacion-de-Pedro-Almodovar-En-Julieta-se-ve-la-soledad-en-la-que-vivo.html

“Dolor y Gloria” (2019)

“Dolor y gloria bien podría ser la puesta de las memorias del director, una ficción que entrevera lo real y lo imaginado, lo profesional y lo personal, hasta volverlo indisoluble. No es mi biografía, sostuvo el realizador, pero el personaje que interpreta Banderas usa ropa idéntica a la mí y vive en una estancia que es casi igual a la que yo vivo. Película testamentaria, es producto de la madurez de un realizador que se sabe viejo y empieza a pensar sobre el fin de su carrera y su propia vida. Imposible no ver en cada elemento de la puesta, en cada vuelta de ese guión con lubricación perfecta, la huella de Almodóvar: todo remite a sus trabajos, a su forma de pensar y entender los vínculos humanos y el deseo, temas centrales de su obra. Hasta el protagonista está hecho a su imagen y semejanza: Salvador Mallo es un director surgido en los albores de la movida madrileña y de enorme éxito en años posteriores, interpretado por Antonio Banderas, en su séptima colaboración con Almodóvar.” Ezequiel Boetti